Dos grandes obras devolverán a la Catedral de Sevilla todo su lustre

Publicado el Deja un comentario

Las actuaciones más importantes en el monumento, que es Patrimonio de la Humanidad, se están acometiendo en la fachada renacentista y la Puerta del Príncipe.

 

El andamiaje y las redes de seguridad deslucen la incalculable belleza de la Catedral de Sevilla debido a las obras de emergencia, restauración y conservación que se están acometiendo en los exteriores de este inmueble Patrimonio de la Humanidad. Las dos intervenciones de mayor relevancia se ejecutarán en la parte de la fachada renacentista situada frente a la Plaza del Triunfo, así como en la Puerta del Príncipe.

El pasado martes se iniciaron ya las tareas de restauración y conservación de la fachada de la Seo sevillana, que concluirán en dos años y medio y se llevarán a cabo en cuatro fases. El montante de la primera de ellas ascenderá a unos 300.000 euros y, como han precisado fuentes consultadas, el trabajo finalizará el próximo mes de marzo. Será entonces cuando los responsables planificarán la ejecución de las siguientes etapas.

En el caso de la Puerta del Príncipe, situada en la fachada sur frente al Archivo de Indias, se ha comenzado a realizar una limpieza a fondo de la portada —con poco más de un siglo— y los estribos góticos para devolverles el lustre que han ido perdiendo por los estragos del paso del tiempo. ¿De qué manera se pretende lograr? Retirando la costa negra que los recubre para recuperar el aspecto original de la piedra clara de la portada, así como de la piedra ocre de los estribos. El presupuesto aproximado para acometer estas labores de mantenimiento es de 135.000 euros y, si todo sale según lo previsto, concluirán en diciembre o, como muy tarde, en los primeros meses de 2017.

Éstas no serán, sin embargo, las únicas actuaciones que se realizarán en la portada. Y es que en unas semanas se iniciará una intervención de emergencia en los pináculos gemelos centrales situados en la parte alta de la Puerta del Príncipe. El carácter inminente de la obra se debe al alto grado de arenización de varios de sus crochets (elementos ornamentales de tipo vegetal), que podrían desprenderse fácilmente y caer a una de las zonas de acceso a la Catedral con más afluencia de público. De esta forma, se procederá a reponer los más deteriorados y a consolidar el resto.

De la misma manera que hace veinte años se rehabilitaron las portadas del Nacimiento, el Perdón, el Bautismo, Campanillas y la de Palos, el Cabildo de la Catedral ha decidido hacer lo propio con las tres puertas mayores, como son la del Príncipe, Encarnación y Asunción. Pero no porque presenten patologías especiales, sino sobre todo para eliminar la mugre que se incrusta por la polución y devolverles todo su esplendor.

Peligro por desprendimiento

De otro lado, fuentes solventes han confirmado que en dos semanas finalizará la restauración del pináculo situado en la esquina noroeste de la Capilla de la Antigua, donde se fracturaron las últimas cinco hiladas de piedra por el aumento de volumen del vástago metálico central. Asimismo, han aclarado que donde ya han comenzado a desmontar andamios es en el Patio de los Limones, justo en la zona del pináculo donde tanto la gárgola intermedia como las superiores se encontraban atoradas por una abundante vegetación que ponía en peligro su propia estabilidad. De ahí que ya se haya despejado el lugar, además de haberse consolidado las partes afectadas.

En pleno corazón de Sevilla, la Catedral es el monumento más visitado por los extranjeros que aterrizan en la ciudad año tras año, gracias a lo cual el Cabildo ingresa diez millones de euros anuales. En 2015, batió el récord de visitas de la última década con 1.5 millones de entradas y este 2016 va camino de superar esa cifra, ya que sólo durante los primeros seis meses ha recibido más de 835.000.

Sin repercusión para visitantes

Las actuaciones que se están llevando a cabo en los exteriores del reconocido templo no comprometen la entrada de turistas y visitantes. Aunque en algunas de las zonas cercanas a las obras se ha inhabilitado el paso para disponer cubas, reunir escombros o facilitar la labor de los especialistas, el acceso a la Catedral continuará como hasta ahora y no se verá modificado ni en forma ni en horario. Así lo han confirmado desde la Seo. Una buena noticia, teniendo en cuenta que es el monumento más visitado de toda la ciudad y el cuarto de España tras la Alhambra, el Museo del Prado y la Sagrada Familia.

fuente: sevilla.abc.es

Restauración del Pabellón Real, el gótico isabelino según Aníbal González

Publicado el Deja un comentario

El edificio ubicado en la Plaza de América será sometido a una profunda restauración durante un año Su bella decoración, realizada en cerámica y barro tallado, se encuentra en muy mal estado.

Grietas y fisuras, pérdida de piezas, elementos fracturados, falta de adhesión, debilitamiento de los soportes, pérdida del vidriado generalizada, proliferación de microorganismos, bacterias, hongos y algas, vegetación abundante, incrustación de elementos ajenos como mallas metálicas o clavos, suciedad superficial, intervenciones defectuosas… El Pabellón Real será sometido a una intervención integral que le devolverá todo el esplendor proyectado por Aníbal González cuando lo concibió a principios del pasado siglo. El edificio será restaurado en profundidad durante un año para reparar su valiosa decoración, fundamentalmente cerámica. Desde su construcción, ha sufrido diversas intervenciones para remodelar su interior y adaptarlo a los diferentes usos que ha tenido, pero el bello exterior, inspirado en un estilo gótico español de la época de los Reyes Católicos, apenas ha sido sometido a obras de conservación desde su construcción. La duración de los trabajos es de 12 meses y el coste de 1,6 millones.

La Gerencia de Urbanismo ha redactado durante los últimos meses el proyecto de conservación y restauración de las fachadas del Pabellón Real, correspondiéndole a Cristina García Lorenzo, licenciada en Bellas Artes y especialista en restauración de cerámica, el estudio de los elementos cerámicos para elaborar el diagnóstico y la propuesta de intervención en los mismos. “El conjunto cerámico presenta, en general, un avanzado estado de deterioro como consecuencia de una serie de causas, que de forma individual o conjunta, han influido negativamente en su conservación”. Este continuo proceso de degradación, que va en aumento, no parará de no paliarse las causas de su alteración.

Entre los motivos del deterioro, se identifican los de “tipo social”, como las intervenciones llevadas a cabo por el hombre, la falta de mantenimiento o la contaminación; las “técnicas”, relativas a defectos de fabricación de las piezas, calidad de los materiales y su puesta defectuosa; las “físico-químicas”, debido a los agentes climáticos, las humedades y la contaminación atmosférica; las “biológicas”, por la acción de los seres vivos y sus residuos, todo relacionado directamente con la humedad; o la “degradación intrínseca de los materiales”, a consecuencia del envejecimiento propio del paso del tiempo.

La acción de cada uno de estos factores han provocado toda una serie de daños en la cerámica. El principal problema se encuentra en la crestería y los pináculos que rematan el edificio. “Su ubicación, junto con el deterioro del vástago que las sostiene, la degradación del material de relleno, la acción de las palomas y la falta de mantenimiento, han ocasionado la pérdida de una gran cantidad de elementos”.

La propuesta de intervención contempla la conservación del mayor número posible de piezas cerámicas originales. Muy puntualmente se realizarán restauraciones en las que se eliminarán los originales para sustituirlos por materiales nuevos. “Estas intervenciones quedan justificadas por una baja calidad de los materiales originales o por el elevado grado de deterioro que alcanzan algunos elementos que se van a sustituir”. Se van a eliminar los vástagos de hierro oxidado, ya que es ésta una de las causas del deterioro de los pináculos y las cresterías. Serán sustituidos por varillas de acero inoxidable. También se realizarán moldes de todos los elementos cerámicos para sustituir las piezas cuyo deterioro las haga irrecuperables y para reponer las perdidas.

El proceso de conservación y restauración de los elementos cerámicos conllevará la consolidación del bizcocho, la limpieza de la superficie vítrea, la fijación del vidriado, la reintegración volumétrica, la reintegración cromática, la protección biocida y la reposición de piezas. “Con esta propuesta de tratamiento pretendemos atajar las causas de alteración y conservar estos revestimientos cerámicos, interviniendo lo preciso para facilitar una lectura y unidad coherente a la obra”. La intervención contempla la aplicación de un hidrofugante nanotecnológico tras la limpieza de las superficies para retrasar la acumulación de suciedad por la retención de agua que se produce especialmente en las molduras y relieves.

El principal problema del deterioro de la fábrica de ladrillo original es la humedad por capilaridad. Para atajarlas, se propone evitar que las zonas ajardinadas con riego acometan contra las fachadas. Se realizará un pequeño foso perimetral que aísle las fachadas del entorno y ayude a la desecación por ventilación de los muros. En las zonas en las que los jardines acometan en los muros, además del foso, se pavimentará con un acerado de un metro para alejar el aporte de agua. Para este pavimento se realizará una base de albero compactado, una solera de hormigón y una pavimentación de losas de piedra natural. Por último, se realizará un tratamiento con inyecciones en la base de los muros con micro emulsiones de sodio siliconadas epoxídicas a presión para eliminar la humedad.

La intervención integral contempla también un tratamiento para la exclusión de aves, que tantos daños causan. Se propone combinar dos sistemas. El de red especial tintada, en las ventanas y coronas de los escudos; y el de impulsos mediante un sistema electroestático, un método disuasorio de gran efectividad que se ubicará en todos los elementos en el que se pueda producir el posado.

fuente: diariodesevilla.es

Desenterrada la base secreta de la Fábrica de Tabacos

Publicado el Deja un comentario

El sistema de arcos invertidos que cimenta el Rectorado es único en España.

 

Nadie desde el siglo XVIII había visto los arcos invertidos que forman la cimentación del 70 por ciento de la antigua Real Fábrica de Tabacos, sede del Rectorado de la Universidad de Sevilla (US) y de algunas facultades, hasta comienzos de esta década. Fue entonces cuando unas obras de mejora desvelaron el secreto en un inmueble que se asienta sobre unos cimientos construidos de tal manera que, por lo que se sabe hasta el momento, los convierte en únicos en España.

El Plan Director de Remodelación del inmueble que acoge el Rectorado de la US se planteó para adaptar el edificio a la normativa moderna y diseñar el futuro del emblemático inmueble, en el que hay que actuar con todas las cautelas que marca su condición de Bien de Interés Cultural. Ha servido también para obtener información sobre su pasado.

Fuera de España existe otro ejemplo conocido de una retícula de arcos invertidos como cimiento de un edificio: el Trinity College de Cambridge. Sí se conocía el sistema desde el Renacimiento, cuando León Battista Alberti y Andrea Palladio lo mencionaron en sus tratados de construcción.

Miguel González Vílchez, arquitecto ahora jubilado de la Universidad de Sevilla, participaba en esos trabajos y fue de los primeros en disfrutar el hallazgo y en asumir su importancia. Su reacción fue por dos vías. «Por un lado, surge una sensación de asombro ante el conocimiento de una información que no existía hasta entonces. Y por otro, pensamos de manera inmediata en la posibilidad de enseñar lo que habíamos encontrado».

El terreno sobre el que asienta el edificio, que ocupa junto a su entorno inmediato unos 30.000 metros cuadrados era en el siglo XVIII «un territorio deprimido e inundable, entre los cauces del Guadalquivir y el arroyo Tagarete», horizontal y homogéneo, según se lee en el artículo que el propio González Vílchez publicó en la revista Informes de la Construcción, que edita el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Los problemas de cimentación surgieron desde el inicio de los trabajos. Pensaron primero elevar el nivel de la rasante del edificio hasta una altura que lo salvara de las avenidas del río. Comenzaron a excavar y vaciaron todo el rectángulo sobre el que se iba a levantar la construcción. Dejaron toda la tierra muy cerca, en la zona que hoy ocupa el Prado de San Sebastián. Su idea era construir los cimientos y, posteriormente, enterrarlos con esa misma tierra. Pero desde el principio encontraron «un sistema de baja capacidad de carga», explica González Vílchez, como consecuencia del terreno fangoso en el que trabajaban. Su idea inicial debía ser emplear el sistema de cimentación habitual, con columnas sobre la base de zapatas, pero «no se atrevieron a dejar el edificio apoyado en esas columnas, que son relativamente esbeltas». Llegó entonces la solución ingeniosa de la que no dejaron constancia documental: «Decidieron construir el sistema de arquerías invertidas, tan poco utilizado».

Como el gigantesco agujero ya estaba abierto, aprovecharon para construir los arcos de abajo hacia arriba, al contrario que la cimentación por zapatas, que se construye desde arriba a través de pozos. De ahí que la zapata se pueda labrar con fábrica de ladrillo. Además, y ahí está lo importante, con la arquería invertida incrementan la superficie de contacto de la estructura de cimentación con el terreno para que el reparto de carga sea el adecuado. «Y al mismo tiempo suministran una fortaleza enorme porque en cada esquina del cuadrado que genera una bóveda se cruzan arcos. Eso ha hecho que la Fábrica de Tabacos se mantenga en un estado estructural magnífico después de dos siglos y soportando incluso el terremoto de Lisboa», que en 1755 afectó a buena parte de la zona occidental de la península ibérica. Fue, entonces, una solución, redonda: ingeniosa, interesante y efectiva.

«La intención de la universidad es mostrar los restos arqueológicos» que surjan en los trabajos de remodelación de la antigua Fábrica de Tabacos, explica González Vílchez. Hasta el momento barajan varias alternativas. «Hablando de una bóveda única –lo excavado hasta ahora–, se podría sustituir el suelo del forjado por un pavimento de cristal e iluminar indirectamente los restos arqueológicos, de modo que desde la puerta de la antigua Facultad de Derecho habría una posible visión en vertical de los espacios». Pero «estamos seguros de que existen más bóvedas. Otra solución sería mostrarlas desde abajo haciendo un circuito incorporado que permita reunir varias bóvedas, una alineación de varias bóvedas que den una mayor concepción del espacio que a base de arquerías hay aquí abajo».

Un Plan Director frenado en seco

El Plan Director de Remodelación de la antigua Real Fábrica de Tabacos culminará con un gran campus de Humanidades en la sede la Universidad en la calle San Fernando. «Está redactado con la idea de recuperar la autenticidad perdida, que significa devolver su carácter valioso inicial a espacios que han sido modificados o alterados por culpa de la presión demográfica docente que ha tenido el edificio», resume González Vílchez. Por el momento, las obras están paradas por falta de financiación y nada se sabe de su futuro desarrollo.

elcorreoweb.es