Paso a los bloques de pisos de madera en España

Publicado el Deja un comentario

El País Vasco y Cataluña albergan promociones de viviendas con este material que planta cara al hormigón.

 

La madera para levantar edificios de viviendas busca un recoveco por el que colarse en España. El país, imbuido durante décadas en la cultura del hormigón, mira hacia los países del norte y centro de Europa, donde existe sobrada experiencia en el uso de este recurso natural como sistema constructivo. España hace bien en recorrer este nuevo camino, ya que la directiva europea que obliga a todos los edificios a tener un consumo de energía casi nulo en apenas tres años (a los públicos les toca en 2018) “pondrá al descubierto la enorme ventaja de las estructuras y cerramientos con madera”, cree Manuel Muelas, presidente de la Asociación de Fabricantes y Constructores de Casas de Madera de España (AFCCM). Este material es capaz de reducir ese 40% de emisiones que acarrea el sector de la construcción y permite inmuebles sin límite de alturas.

Así lo han entendido algunas Administraciones Públicas, como el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Barcelona, y unos pocos promotores privados. En Hondarribia (Gipuzkoa) se ultima el edificio de mayor envergadura hecho de madera en todo el suroeste de Europa. La empresa vasca Egoin construye, junto con el estudio de arquitectura TYM Asociados y la constructora Moyua, una promoción de 65 viviendas protegidas formada por dos bloques de cuatro alturas, que suma 8.379 metros cuadrados sobre rasante.

 

Promovido por la sociedad pública Visesa, en el proyecto se han empleado 2.200 metros cúbicos de paneles contralaminados de pino Radiata extraídos de los bosques del País Vasco, es decir unos 180 camiones de troncos. Los tableros contralaminados de madera (CLT), un sistema en auge en todo el mundo, han llegado listos de fábrica. “Cada panel lleva un código que lo identifica, así, una vez llegan a obra, lo único que hay que hacer es colocarlos y fijarlos según los planos de montaje”, apunta Jakoba Korta, responsable de Moyua.

Edificio de cuatro plantas de madera en Barcelona de House Habitat.
Edificio de cuatro plantas de madera en Barcelona de House Habitat.
 

Esta forma de construir tiene ventajas evidentes. La primera es que se reducen los plazos de la obra entre un 50% y un 80%. En el caso concreto de Hondarribia, llevará 12 meses de trabajo, cuando una promoción tradicional tardaría unos 24 meses. Además, se minimiza el gasto económico en grúas, andamios, permisos, personal y vigilancia. Y, “al emplearse componentes prefabricados y ejecutar la obra en seco se elimina el ruido y el polvo y se reducen los errores de ejecución”, indica Jaime Llamas, responsable de House Habitat. Por otro lado, el gasto energético en calefacción y climatización disminuye —en Hondarribia los pisos tienen la máxima calificación energética, la A, y consumen un 75% menos de energía— . Y “por cada metro cúbico de madera se absorbe un tonelada de CO2 de la atmósfera, en vez de emitirlo, como ocurre con el hormigón o el acero”, apunta Xabier Pérez de Arenaza, director técnico del Cluster Habic del País Vasco. Además, el 90% de los materiales usados pueden ser reciclables.

“El futuro de la construcción pasa por la transformación de una manera de trabajar in situ y llena de incertidumbres a un proceso industrializado, certificado y controlado. Además, la madera está tomando cada vez más protagonismo debido al desarrollo tecnológico vivido en las últimas décadas”, explican en Egoin, firma involucrada en varios proyectos, tanto en España (Vitoria, Madrid y Barcelona), como fuera (Francia, Inglaterra y África).

Ahora bien, de momento el coste no es uno de los puntos fuertes. Construir con madera es más caro que hacerlo con hormigón: entre el 15% y un 20%, especifica Llamas. “Aunque se amortiza en pocos años por la rapidez de montaje y el ahorro energético”, dice Pau Benach, arquitecto de un edificio protegido con estructura de madera hecho en el barrio de Sants (Barcelona). Al final, lo que se gasta de más por un lado, se ahorra por otro. El peso del edificio es la cuarta parte que uno hecho en hormigón, lo que supone un ahorro considerable en cimentación y convierte a la madera en el material idóneo para la rehabilitación de inmuebles en los centros históricos.

En fincas protegidas

Hondarribia no es el edificio más alto ni el único que hay en España. Hace mas de dos años se levantó en el casco antiguo de Lleida un bloque de seis plantas con estructura de madera contralaminada realizado por la empresa Altermateria. También la empresa catalana House Habitat acaba este mes de abril en Barcelona, en el distrito de Sants, un edificio de madera de cuatro plantas que mantiene la fachada catalogada de 1895. “Un condicionante que, lejos de suponer un obstáculo, se ha conseguido integrar, obteniendo la certificación energética más alta, la A”, indica Jaime Llamas.

Barcelona es una de las ciudades que ha dado más vía libre a la construcción en altura con madera. En 2015, la empresa Arquima construyó un edificio realizado con entramado ligero de madera. Consta de 450 metros construidos, seis viviendas y cuatro plantas. “El ahorro energético de las viviendas es de hasta un 90% respecto a las construcciones tradicionales”, dicen en la firma.

Más ejemplos. El Patronato Municipal de Vivienda de Barcelona tiene en marcha 46 pisos sociales en cuatro alturas en el recinto industrial de la antigua Fabra i Coats, en el distrito de Sant Andreu. Y La Borda, una cooperativa de viviendas en Can Batlló, en el barrio de Sants, también será de madera y alcanzará seis plantas. “Los socios han optado por la estructura de madera contralaminada para reducir el impacto medioambiental, ya que hablamos de un 65% menos de emisiones de CO2, y por un ahorro de tiempo de dos meses”, dice Pol Massoni, arquitecto de Lacol, que desarrolla el proyecto. Estos días empezarán a llegar los paneles de madera a la obra para ser ensamblados.

España está a años luz de otros países. En Francia hay bloques de hasta 17 plantas y en Canadá el edificio más alto tiene 18 plantas. Pero el sector está convencido de que la madera va a desempeñar un papel protagonista en el futuro de la construcción. “Está creciendo en todo el mundo y acabará implantándose en España”, cree Llamas. Además, “hasta ahora la banca tenía reticencias a financiar, pero han abierto las puertas y además ya hay aseguradoras que hacen el seguro decenal para promociones”. De momento, “no se adoptan mayoritariamente soluciones constructivas con madera por desconocimiento y por una idea ecologista equivocada. Se está produciendo una saturación en nuestros bosques que solo se puede aliviar aumentando la superficie arbolada y haciendo cortas selectivas”, señala Muelas.

 

 

Nuevos Parques y Centros Comerciales confirmados en Sevilla hasta 2.018

Publicado el Deja un comentario

En el presente artículo, se trata de aclarar los proyectos de parques y centros comerciales que SEGURO están confirmados y aprobados en Sevilla para los próximos 2 años y aquellos que, aunque suenan y parece que también van a salir adelante, todavía NO ESTÁN APROBADOS.

.

CONFIRMADOS:
  • Megapark: En la localidad de Dos Hermanas, con una SBA de 230.000 m2, ya ha comenzado la primera fase de las obras, que se espera terminen en 2017 y el parque esté 100% operativo en 2018. (ENLACE)

  • Waterland: En la localidad de Espartinas, con una SBA de 170.000 m2. Las obras han comenzado y se espera que el centro esté operativo para las navidades de 2017. (ENLACE)

  • Torre Sevilla (Torre Pelli): En Sevilla capital, el centro comercial se ubicará en los edificios Pódium a los pies de la torre Pelli, el primer rascacielos de la ciudad ubicado en Puerta Triana. Tendrá 25.000 m2 de SBA y se espera esté operativo en el segundo semestre de 2017. (ENLACE)

  • Palmas Altas: En las inmediaciones de la capital, se ubicará en el anillo exterior y contará con una SBA de 123.000 m2. Ha contado con las alegaciones de grupos políticos y asociaciones que piden un estudio de movilidad, pero finalmente el proyecto ha sido aprobado y se espera esté operativo a finales de 2018. (ENLACE)

.

 

PENDIENTES:
  • San Nicolás Oeste: Se tratará de un parque comercial de medianas con una SBA de 149.000 m2 junto a la localidad de Valdezorras. El proyecto está pendiente de la aprobación del proyecto de reparcelación, pero está prevista su inauguración para 2018.
  • Sevilla Park: Se trata de un palacio de conciertos multiusos en el puerto de Sevilla, una de las zonas más turísticas de la ciudad, que incluye un centro comercial con 65.000 m2 de SBA. Está pendiente de la modificación del plan especial del tren de mercancías del puerto y de aclarar que pasará con los depósitos de DHL cercanos.
  • Mercado Gourmet y Centro Comercial Mercado Puerta de la Carne: Situado en el edificio emblemático del mismo nombre, llevan 2 años de trámites esperando que el ayuntamiento les de fecha de apertura. El proyecto está pendiente de que Patrimonio apruebe el último plan presentado hace menos de un mes. La SBA será de 5.500 m2 con un espacio en el sótano de 1.300 m2 para uso cultural.
  • Primark Plaza de Armas: Aunque el centro comercial en sí ya está abierto hace bastantes años, se abre la posibilidad de que la cadena irlandesa Primark (que lleva años buscando localización en Sevilla) se instale en este emplazamiento. Sin embargo se da la circunstancia de que su proyecto contempla el edificio al completo, y algunos de los operadores del actual centro comercial adquirieron en propiedad sus locales por lo que se están complicando algunas negociaciones. Además, el proyecto está aun pendiente de la aprobación de Patrimonio.

 

fuente: https://www.linkedin.com/pulse/nuevos-parques-y-centros-comerciales-confirmados-en-sevilla-gallardo

Gracias a Fco. Javier Gallardo por el artículo.

¿Cuál es la situación actual de las cualificaciones profesionales en el sector de la construcción?

Publicado el Deja un comentario

Vamos a hacer un repaso a la situación actual de las cualificaciones profesionales del sector, tanto en el ámbito universitario como dentro del Sistema Nacional de las Cualificaciones y la Formación Profesional. Tomaremos como base la ponencia sobre la cualificación profesional en la construcción, realizada por el director de Formación de la Fundación Laboral de la Construcción, José Antonio Viejo, en la pasada Convención de la Edificación, Contart 2016, celebrada en Granada el pasado mes de abril.

Conforme al avance de la estadística del curso 2014-15, facilitado por el Ministerio de Educación, el número de alumnos matriculados en grados universitarios relacionados con el sector de la construcción asciende a 44.462, de los cuales 29.846 provienen del ámbito de Arquitectura y urbanismo, y 14.616, del ámbito de la Construcción e ingeniería civil. “Se estima que, al ritmo actual, los universitarios cualificados en el sector de la construcción representarían alrededor del 40% del total de trabajadores ocupados del sector, porcentaje superior a las necesidades reales del mercado laboral”, apunta Viejo. De hecho, en la actualidad sólo el 79,6% de los universitarios de los ámbitos de construcción están afiliados a la Seguridad Social (un 27,5% como autónomos) al cuarto año después de finalizar sus estudios, y apenas el 62,7% desempeñan un trabajo acorde a su nivel formativo.

Respecto a la formación profesional en el sistema educativo, la situación es bien diferente. A pesar de que hay más puestos de trabajo relacionados con oficios que con titulaciones universitarias de la construcción, la oferta formativa y el número de alumnos matriculados en los títulos de Formación Profesional es notablemente inferior. De hecho, en la familia de Edificación y Obra Civil (EOC), sólo existe un título de FP Básica, 6 títulos de Grado medio y 6 títulos de Grado superior. En total, en el curso académico 2013-14 tan solo se formaron 5.580 alumnos en títulos LOE (es decir, diseñados sobre la base de las cualificaciones profesionales) y 1.364 en títulos Logse (no basados en las cualificaciones profesionales y, por tanto, a punto de derogarse).

Desajuste de alumnos de FP de Grado medio y Grado superior

Asimismo, se aprecia un importante desajuste entre los alumnos matriculados en FP de Grado medio (711) y los de FP de Grado superior (6.243). En este sentido, cabe añadir que los títulos de Grado medio se corresponden con cualificaciones nivel 2 (propias de trabajadores de oficios y operarios), frente a los títulos de Grado superior, correspondientes con cualificaciones de nivel 3 (personal con tareas de coordinación y supervisión, diseño, cálculos, etc.).

Por otra parte, según los datos facilitados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), un total de 1.438 trabajadores se formaron en el año 2015 para obtener algún certificado de profesionalidad de la familia EOC, acreditación oficial de las cualificaciones dentro del ámbito laboral. Se trata, nuevamente, de una cifra insuficiente, muy alejada de las necesidades del mercado laboral. A su vez, otros 547 trabajadores obtuvieron su certificado de profesionalidad mediante procesos de evaluación y acreditación de competencias adquiridas a través de la experiencia (PEAC). Esta nueva vía, que fue regulada por el Real Decreto 1224/2009, apenas se ha desarrollado por las Administraciones Públicas para el sector de la construcción.

En resumen, el sector de la construcción en España presenta un cierto desequilibrio en cuanto a las demandas de profesionales cualificados y la oferta de trabajadores con cualificación oficial. En particular, frente a una amplia oferta de titulados universitarios, se percibe una evidente escasez de cualificación oficial en los oficios de la construcción. Para paliar este déficit sería necesario a largo plazo un esfuerzo para potenciar los títulos de FP, en particular los de Grado medio, y de manera más inminente apostar por los certificados de profesionalidad, y muy especialmente por los PEAC como alternativa rápida, eficiente y con mayor impacto para cualificar oficialmente a los trabajadores actuales del sector que, aún siendo competentes, no pueden acreditarlo.

 

fuente: fundacionlaboral.org