Por tu salud, ¡muévete!

Publicado el

Os ajuntamos hoy una recomendación que nos trae la Fundación Laboral de la Construcción que lleva ya un año realizando una campaña interna de divulgación e información, en la que mensualmente intenta contribuir a la mejora de los hábitos y conductas de todos los trabajadores que forman parte de esta entidad paritaria.

“El objetivo es aportar consejos de buenas prácticas relacionadas con la seguridad y salud en el sector de la construcción adaptados, en la medida de lo posible, al quehacer de nuestro día a día.

Este mes, nos hemos centrado en el sedentarismo, y bajo el lema ‘Por tu salud, muévete‘, queremos difundir este consejo, no sólo a los trabajadores de nuestra Fundación, sino a los de todo el sector, sobre todo a los trabajadores de oficinas.

“Evita el sedentarismo. Siempre que puedas, acude andando al trabajo o emplea vehículos alternativos que favorezcan una mejor forma física (bicicleta). Procura evitar el ascensor, a favor del uso de las escaleras. Hazlo por tu salud”.

La falta de actividad física se encuentra entre los principales factores de riesgo de muerte prematura a nivel mundial. Se trata de una causa de muerte evitable y asociada a unos estilos de vida inadecuados.

El incremento del sedentarismo tiene que ver, entre otros, con el excesivo empleo de medios mecánicos para ascender o descender en el interior de los edificios, así como en el caso del transporte público o privado, para desplazarnos diariamente a nuestros centros de trabajo.

De esta manera, aquí os dejamos unos sencillos consejos preventivos que pueden mejorar vuestra condición física y vuestra salud frente al temido sedentarismo:

  • Caminar: siempre que sea posible, como mínimo diez minutos al día. Podemos bajar del transporte público una o dos paradas antes de llegar a nuestro destino y terminar el recorrido andando. Os podéis descargar alguna aplicación saludable que contabiliza pasos y minutos de actividad. Ponte un objetivo diario y trata de alcanzarlo.
  • Organiza reuniones breves de pie. Favorece la activación del cuerpo, y que éstas sean más breves que las reuniones habituales.
  • Si el trabajo requiere que pases mucho tiempo sentado, levántate cada dos horas, camina y estírate para desentumecer los músculos. Envía menos e-mails y visita a tus compañeros en sus puestos de trabajo.
  • Sube las escaleras en vez de coger el ascensor.
  • Los fines de semana, o en tu tiempo libre, alterna actividades sedentarias con otras que impliquen movimiento.”

Por último, no dejéis de ver este vídeo del Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo, en el que se muestran los beneficios que supone modificar pequeños hábitos cotidianos, dentro de nuestro entorno laboral:

 

 

fuente: http://blog.fundacionlaboral.org/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.