Dos grandes obras devolverán a la Catedral de Sevilla todo su lustre

Las actuaciones más importantes en el monumento, que es Patrimonio de la Humanidad, se están acometiendo en la fachada renacentista y la Puerta del Príncipe.

 

El andamiaje y las redes de seguridad deslucen la incalculable belleza de la Catedral de Sevilla debido a las obras de emergencia, restauración y conservación que se están acometiendo en los exteriores de este inmueble Patrimonio de la Humanidad. Las dos intervenciones de mayor relevancia se ejecutarán en la parte de la fachada renacentista situada frente a la Plaza del Triunfo, así como en la Puerta del Príncipe.

El pasado martes se iniciaron ya las tareas de restauración y conservación de la fachada de la Seo sevillana, que concluirán en dos años y medio y se llevarán a cabo en cuatro fases. El montante de la primera de ellas ascenderá a unos 300.000 euros y, como han precisado fuentes consultadas, el trabajo finalizará el próximo mes de marzo. Será entonces cuando los responsables planificarán la ejecución de las siguientes etapas.

En el caso de la Puerta del Príncipe, situada en la fachada sur frente al Archivo de Indias, se ha comenzado a realizar una limpieza a fondo de la portada —con poco más de un siglo— y los estribos góticos para devolverles el lustre que han ido perdiendo por los estragos del paso del tiempo. ¿De qué manera se pretende lograr? Retirando la costa negra que los recubre para recuperar el aspecto original de la piedra clara de la portada, así como de la piedra ocre de los estribos. El presupuesto aproximado para acometer estas labores de mantenimiento es de 135.000 euros y, si todo sale según lo previsto, concluirán en diciembre o, como muy tarde, en los primeros meses de 2017.

Éstas no serán, sin embargo, las únicas actuaciones que se realizarán en la portada. Y es que en unas semanas se iniciará una intervención de emergencia en los pináculos gemelos centrales situados en la parte alta de la Puerta del Príncipe. El carácter inminente de la obra se debe al alto grado de arenización de varios de sus crochets (elementos ornamentales de tipo vegetal), que podrían desprenderse fácilmente y caer a una de las zonas de acceso a la Catedral con más afluencia de público. De esta forma, se procederá a reponer los más deteriorados y a consolidar el resto.

De la misma manera que hace veinte años se rehabilitaron las portadas del Nacimiento, el Perdón, el Bautismo, Campanillas y la de Palos, el Cabildo de la Catedral ha decidido hacer lo propio con las tres puertas mayores, como son la del Príncipe, Encarnación y Asunción. Pero no porque presenten patologías especiales, sino sobre todo para eliminar la mugre que se incrusta por la polución y devolverles todo su esplendor.

Peligro por desprendimiento

De otro lado, fuentes solventes han confirmado que en dos semanas finalizará la restauración del pináculo situado en la esquina noroeste de la Capilla de la Antigua, donde se fracturaron las últimas cinco hiladas de piedra por el aumento de volumen del vástago metálico central. Asimismo, han aclarado que donde ya han comenzado a desmontar andamios es en el Patio de los Limones, justo en la zona del pináculo donde tanto la gárgola intermedia como las superiores se encontraban atoradas por una abundante vegetación que ponía en peligro su propia estabilidad. De ahí que ya se haya despejado el lugar, además de haberse consolidado las partes afectadas.

En pleno corazón de Sevilla, la Catedral es el monumento más visitado por los extranjeros que aterrizan en la ciudad año tras año, gracias a lo cual el Cabildo ingresa diez millones de euros anuales. En 2015, batió el récord de visitas de la última década con 1.5 millones de entradas y este 2016 va camino de superar esa cifra, ya que sólo durante los primeros seis meses ha recibido más de 835.000.

Sin repercusión para visitantes

Las actuaciones que se están llevando a cabo en los exteriores del reconocido templo no comprometen la entrada de turistas y visitantes. Aunque en algunas de las zonas cercanas a las obras se ha inhabilitado el paso para disponer cubas, reunir escombros o facilitar la labor de los especialistas, el acceso a la Catedral continuará como hasta ahora y no se verá modificado ni en forma ni en horario. Así lo han confirmado desde la Seo. Una buena noticia, teniendo en cuenta que es el monumento más visitado de toda la ciudad y el cuarto de España tras la Alhambra, el Museo del Prado y la Sagrada Familia.

fuente: sevilla.abc.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.